lunes, 3 de abril de 2017

POETAS ROMÁNTICOS INGLESES: CANTO XXI




                                                                        Inmensa es tu hermosura
                                                                        cuando se sobrepone a las embestidas
                                                                        del deforme infortunio.
                                                                        Sí, me basta contemplarla
                                                                        emergente de ese pánico atroz,
                                                                        erecta como un lirio
                                                                        que arroja de su recuerdo a la tormenta
                                                                        y busca la caricia del cielo
                                                                        serenado, la mansa ola de paz
                                                                        y beatitud que, descendiendo
                                                                        benéfica, el último
                                                                        despuntar de la amargura abate.
                                                                        Porque con harta persistencia
                                                                        tantas veces conspiran
                                                                        en su contra la incomprensión,
                                                                        la mezquina malicia,
                                                                        los torpes malos tratos
                                                                        de la insensibilidad, el pozo
                                                                        de serpientes de la envidia,
                                                                        y así es más meritorio
                                                                        que tu sangrante ninfa
                                                                        vuelva la mirada a la voz
                                                                        que pronuncia su nombre,
                                                                        a los brazos leales que la esperan,
                                                                        y aun gimiendo caída
                                                                        halle la voluntad de levantarse.
                                                                        Divina Amada mía, mi entrega
                                                                        a ti antes es privilegio
                                                                        que mera obra del bien,
                                                                        pues enriquecidos me devuelves
                                                                        los ojos y el propósito,
                                                                        y no aman mis labios
                                                                        el delicioso néctar de la poesía
                                                                        con mayor pasión
                                                                        que al tibio viento susurrante en tu boca.
                                                                        Florece ahora risueña, bebe
                                                                        mi misma lluvia y saluda en el alba
                                                                        idéntico astro propicio:
                                                                        en todo eso está el rescate
                                                                        que ha pagado mi alma para ti.



42 comentarios:

  1. Retomamos la serie de los "poetas románticos ingleses", en la que tantas esperanzas he depositado a lo largo de años.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Muchas gracias. Abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Guadalupe Velázquez.3 de abril de 2017, 22:12

    Me encanta este poema. Gracias, escritor, poeta, y la flor una de las que más me gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, tengo mucha fe en este tipo de escritos.

      Eliminar
  4. ... un final bellisimo para un poema de antologia, me gusta mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que forma tan hermosa de expresar los sentimientos!

      Eliminar
    2. Hay poemas, como éste, que en el fondo no son más que un tributo.

      Eliminar
  5. Bien a propósito...

    ResponderEliminar
  6. Damarys González.4 de abril de 2017, 19:25

    Gracias, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho!

    ResponderEliminar
  8. Mercedes Meléndez.4 de abril de 2017, 19:31

    Un bello poema.

    ResponderEliminar
  9. Yvonne Fagundez Pereira.4 de abril de 2017, 19:35

    Muy bonito.

    ResponderEliminar
  10. un texto muy conseguido...

    ResponderEliminar
  11. ¿Y cuánto rescate debe de pagarse por esa belleza maltratada de la que hablas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el poeta no hay límite, Roberto.

      Eliminar
    2. Supongo que también depende del tiempo disponible, no?

      Eliminar
    3. Si se ama de veras hay que estar siempre disponible.

      Eliminar
  12. Ciertemente Rafael, pocas cosas estan tan sometidas a la incomprensión como la poesía, quizá sea porque esta sociedad ha perdido ese punto sensible que nos hace sentir vulnerables.
    Un magnífico poema Rafael con toda la fuerza poética de tu exquisita pluma.
    Es siempre un gran placer leerte querido amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, comentarios como el tuyo ilustran perfectamente lo que quiero que sea este blog. Besos.

      Eliminar
  13. Cristina Martín Gutiérrez.4 de abril de 2017, 21:05

    Rafael, gracias, es muy bello.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por compartir Rafael, admirada de cómo puede plasmar brevemente tal cantidad de emociones. Para mí habla de un ser humano empático, observador-analítico, pero sobre todo sembrador de conciencia para algunos cuantos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El territorio de la poesía es lo bastante amplio como para dar cabida a todo lo que dices. Yo soy quien te da las gracias por la acogida que haces de mi poema.

      Eliminar
  15. Me encantó!!

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Rafael.

    ResponderEliminar
  17. Maravillosamente bello poeta..un placer leerte.Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, otro beso para ti.

      Eliminar