viernes, 21 de abril de 2017

SONETO DE LAS GANAS DE TI




                                                                     Me muero de nostalgia de tus besos,
                                                                     que mal tu ausencia desterró placeres;
                                                                     estoy en este cuarto sin enseres
                                                                     yermo, doliente, triste, entre diviesos.

                                                                     Mi corazón añora los excesos
                                                                     de tu pasión ingente... No hay saberes,
                                                                     salvo sentir que tú también te mueres
                                                                     lejos del roce de mis labios presos.

                                                                     Tu nombre escrito en amarilla arena
                                                                     proclama mudo mi desierto ardiente:
                                                                     piel imborrable, se repite y dura.

                                                                     Por tanto anhelo me emborracho en pena,
                                                                     y ya me encuentro lleno solamente
                                                                     del amargo licor que el alma apura.




                                                                   

52 comentarios:

  1. Soledad y deseo... ¿no es ésta muchas veces la materia de que está hecha la vida?

    ResponderEliminar
  2. Estremece, haciendo sentir esa soledad, que mi nieta llama 'Soledad no iluminadora'.
    Tiene nueve años, pero me sorprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una "soledad creativa" que desde luego no tiene nada que ver con la del poema. Una gran intuición la de tu nieta. Saludos, amigo.

      Eliminar
    2. Hermosas letras inspiran la musa que despierte del sueño de la melancolia y le regale al ocaso una luz de alegria

      Eliminar
    3. Ojalá esa musa que dices no vuelva a estar triste nunca más... No se lo merece.

      Eliminar
  3. Bueno, al menos mi vida está hecha de soledad y deseo, me ha impresionado mucho este bello soneto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho tu presencia en el blog. Gracias por tus palabras, Adriana.

      Eliminar
  4. Soledad y deseo en tus letras, también un dejo de tristeza. Excelente escrito.

    ResponderEliminar
  5. Juan Simón Rodríguez de Toro.21 de abril de 2017, 23:22

    Bien por este soneto.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartirlo. Ciertamente es un reto y un desafío a la vez. Nuevamente gracias.

    ResponderEliminar
  7. El ámbito de la poesía no tiene límites, no hay reto alguno... cuando se escribe con el corazón. Saludos hasta la bella España y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  8. Grata lectura tu genial Soneto, Rafael..beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho reencontrarte en mi página. Gracias por tus palabras. Un beso.

      Eliminar
  9. Gracias Rafael Simarro por tan lindo soneto,.Dentro de la nostalgia hay mucha felicidad es a veces y siempre como materia de la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayor parte de la poesía está construida con ese material. Un saludo, amiga.

      Eliminar
  10. Gracias poeta, una preciosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro esa opinión. Gracias a ti por dejar tus palabras.

      Eliminar
  11. Qué hermoso!!

    ResponderEliminar
  12. Qué lindo poema, amigo. Un abrazo desde Argentina.

    ResponderEliminar
  13. ..pero que soneto mas hermoso, tiene tu marca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu antigua lealtad a mis escritos, Julia.

      Eliminar
    2. me gusta mucho leerte ya lo sabes

      Eliminar
  14. Damarys González.23 de abril de 2017, 20:01

    Gracias Rafael!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre un placer llegar hasta Venezuela. Un abrazo.

      Eliminar
  15. con cambios de ritmo en todos los versos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que entiendes de métrica. Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  16. Gracias por compartir tus bellos escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, siempre es poco todo lo que se haga por la poesía.

      Eliminar
  17. Alicia Pérez Hernández.24 de abril de 2017, 20:34

    Bellos versos!! Un placer leerte!!

    ResponderEliminar
  18. Rafael, es verdad!! Cuanta melancolía y deseo desprenden tus versos, esa soledad que desgarra por dentro cuando nos quedamos solos por ese triste desamor... Gracias por tu foto también, que es muy apropiada para tu poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy certero tu comentario, que te agradezco profundamente. Un saludo cordial.

      Eliminar
  19. La imagen sugiere desamparo y derrota. Por mucho que se quiera a alguien no me parece que haya que llegar a tal extremo de postración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente tienes razón, Roberto. Pero una cosa es la razón y otra los sentimientos...

      Eliminar
    2. Platón, en uno de sus diálogos, compara el alma humana con un carro tirado por veloces caballos (los sentimientos) a los que el conductor (el raciocinio) sujeta y dirige con fuerte brazo. Me parece una comparación muy acertada.

      Eliminar
    3. A mi también, amigo. No voy a llevarle la contraria a Platón... jejeje. Sólo digo que los conductores no son todos igual de diestros, ni los corceles igual de dóciles.

      Eliminar
  20. Un precioso soneto Rafael, rebosante de delicada pasión y romanticismo. Siempre es un gran placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es grato para mí recibir comentarios como el tuyo. Gracias por tus palabras.

      Eliminar