lunes, 19 de junio de 2017

UNA FÁBULA




                                                                          El dueño de esta rica mansión
                                                                          pavimentó con oro
                                                                          sus estancias, las fuentes
                                                                          del jardín manaban vino
                                                                          en los días de fiesta
                                                                          y, cada velada, el brillo
                                                                          de las gemas parecía
                                                                          prologar el amanecer...
                                                                          La "Ciudadela del Lujo",
                                                                          la llamaban.
                                                                          Para disuadir a los ladrones
                                                                          o apresarlos incluso
                                                                          tampoco escatimó:
                                                                          alambradas, un Argos de cien ojos
                                                                          y hasta hombres armados
                                                                          que se relevaban en su vigilia.

                                                                          El dueño se sentía satisfecho.

                                                                          Pero un día
                                                                          quiso salir de la casa
                                                                          y no consiguió hacerlo.
                                                                          No daba con la llave necesaria.
                                                                          Y entonces, bajo una perla
                                                                          de amarga lucidez, comprendió
                                                                          que era él quien estaba atrapado.



  

29 comentarios:

  1. Rodea tus posesiones con alambradas y te convertirás en prisionero de ellas.

    ResponderEliminar
  2. Que bella fabula nos dejas...felicidades una gran reflexión....... gracias por estas letras. beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo escribir poemas moralistas, pero de vez en cuando vienen bien... Besos.

      Eliminar
  3. He estado un tiempo desconectado de todo esto, supongo que te habrás dado cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, amigo, me preguntaba donde te habrías metido...jajaja.

      Eliminar
    2. Un viejo género literario el que evocas... todavía pervive de muchas maneras

      Eliminar
    3. Desde luego, los seguidores de La Fontaine no tiran la toalla.

      Eliminar
  4. Qué lucide de imagen y esos versos que emana sentimientos al que lo lee, gracias por este poema tan precioso y brillante.

    ResponderEliminar
  5. Qué lucide de imagen y esos versos que emana sentimientos al que lo lee, gracias por este poema tan precioso y brillante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, siempre es muy grato compartirlo con los lectores.

      Eliminar
  6. que bonito poema!

    ResponderEliminar
  7. Mari Carmen Estévez Rebollo.20 de junio de 2017, 20:25

    Buena moraleja. Tomás de Iriarte se la hubiese apropiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Una vez visité la casa natal de ese escritor, en Canarias, un lugar con mucho encanto.

      Eliminar
  8. Damarys González.20 de junio de 2017, 20:34

    Buen mensaje, Rafael, es una reflexión necesaria. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, muy necesaria, en estos tiempos y siempre.

      Eliminar
  9. ...pues yo creo que podias escribir mas poesias de este tipo, aunque dices que no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para un poeta lírico la estética importa más que la ética, Julia.

      Eliminar
    2. me ha gustado mucho de verdad

      Eliminar
    3. Siempre tan amable y tan fiel a mi página...

      Eliminar
  10. Me encanta este escrito!!

    ResponderEliminar
  11. La Fontaine escribe en uno de sus poemas... en cada hombre hay tres hombres...

    ResponderEliminar
  12. ... el que él cree que es, el que los demás creen que es y el que es en realidad... Lo recordé cuando mencionaste a ese autor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, y el único que cuenta es el tercero. Gracias, amigo.

      Eliminar
  13. Una fábula, una metáfora... Una realidad. Un placer leerte. Es un soplo de aire fresco que llega en este indescriptible y recién estrenado verano de calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esas palabras. Confío en que, por mucho calor que haga, el jardín de los versos no se seque.

      Eliminar